Se define como un método de tratamiento en el que se pueden percibir las pulsaciones del sistema Cráneo-Sacral, que se trasmiten a todo el cuerpo a través del Sistema Fascial, a su vez constituido por Tejido conectivo. Se trata de un método seguro y eficaz en el abordaje.
Como cada órgano, cada músculo, cada vaso, cada nervio... etc. está envuelto y así mismo conectado por la Fascia, una restricción en la misma puede alterar la estructura del cuerpo y afectar su función. El trabajo terapéutico consiste en ayudar al paciente a re-establecer el flujo normal de movimiento mediante la atenuación o desaparición de las resistencias "observadas" en alguna parte de los sistemas corporales.

El Sistema Cráneo-Sacral tiene la función vital de mantener el medio en el que funciona el Sistema Nervioso Central.
Está constitudído por las membranas meníngeas y huesos a los que éstas se insertan, y el líquido cefalorraquideo que rodea y protege el cerebro y la médula espinal: incluyendo el cráneo (bóveda, cara y boca) y el sacro. Dado que el cerebro y la médula espinal están dentro del Sistema Nervioso Central, es fácil comprobar que el SCS posee una marcada influencia sobre gran variedad de funciones corporales.
Esta técnica nos permite seguir las señales, aferencias, "mensajes corporales" , para reconducir el tratamiento y adaptarlo a los cambios de estado o resistencias encontradas .
Este sistema tiene la función vital de mantener el medio ambiente en el que funciona el sistema nervioso central.

APLICACIONES:

  • Dolores craneofaciales y migrañas

  • Fatiga y Estrés

  • Incoordinación motora

  • Dolores de espalda( cervicalgias, dorsalgias , lumbalgias)

  • Escoliosis, discopatías, hernia de disco

  • Bruxismo y disfunciones de la articulación temporo-mandibular (ATM)

  • Trastornos de aprendizaje

  • Estrés post-traumático y emocional

  • Disfunciones congénitas

  • Trastornos de la succión y respiración en bebes

  • Lesiones del sistema nervioso central, medulares y pares craneales

  • Autismo y trastornos de la conducta

  • Se recomienda como tratamiento preventivo ya que mejora el sistema inmunológico y aporta mayor energía, calidad de sueño y equilibrio físico y mental.